Dulces sueños

DSC_1113

Hello dear friends!. Aquí estoy de vuelta por el blog y entusiasmada, porque hoy os voy a enseñar una de las colchas que he cosido con más cariño. Creo que de sobras es sabido, (por mis múltiples comentarios) que soy la madrina de un peque genial llamado Guille, :). Este loquito, que me tiene robado el corazón, hace poco más de un mes cumplió un año, y como no podía ser de otro modo, tenía que crear algo especial para él.

Aprovechando la coyuntura de que sus padres se cambiaban de casa por las mismas fechas, y que además el paso de la cuna a la cama no tardará mucho en llegar, decidí hacerle una colcha para su nueva cama de su nueva casa!!!. Sinceramente, me hace muchísima ilusión pensar que durante muchos años se arropará con la mantita que le cosí (que le abrigará sus sueños, decorará su cuarto y que cuando sea mayor será un recuerdo de su niñez). Una tontería, pero me llena de emoción.

Y con esta ilusión tan grande me puse a buscar telas y patrones que me gustasen.

El mundo del patchwork, al igual que otros mundos relacionados con el handmade, el arte y la belleza, es mucho más limitado y complicado para el público masculino que para el femenino. Esto es así, es una gran verdad, y hay que trabajar con lo que tenemos. Así que, por lo menos a mí, resulta más agotador, difícil e incluso algo frustrante; y ya estaba a punto de desistir, de tirar la toalla y cambiar a otro tipo de regalo cuando por casualidad en una de mis tiendas favoritas, descubrí un panel que me enamoró por completo, amor a primera vista!!!.

Voy a hacer un a parte en este momento, para comentar un par de cosas sobre ellos. No soy muy fan de los paneles en general. Hace ya algún tiempo escribí sobre ellos, hice una colcha (esa vez de niña) y lo expliqué. Lo resumo de nuevo en pocas palabras: para mí gusto (y esto lo recalco), por lo general no son muy bonitos. Tienden a ser algo insulsos, o ñoños. No me convencen demasiado, a veces no sé ni como los desmontaría para volver a montarlos de nuevo.

Eso sí, cuando encuentras uno bueno, ahí sí, ahí tienes un filón de creatividad en tus manos!!!, porque al igual que comento sus inconvenientes, también tienen su parte positiva: son muy versátiles, prácticos y con un resultado final increíble, que no tiene nada que envidiar a un trabajo de patrón.

Y después de este inciso crítico, retomo el tema. El panel que me enamoró es de Anni Downs, creo que también os enseñé un libro de ella que compré en la feria de patch de Santiago, que por cierto este año será el primer fin de semana de junio ;).

Cuando lo vi no sabía que era de ella. Conozco los nombres importantes del diseño de telas de patch (más o menos), pero lo que sí que es cierto, es que nunca busco algo especifico de ellas, ni soy fan incondicional de tal o cual. Me gusta, me interesa, pero no me limito a sus colecciones, prefiero mezclar y crear a mi propio gusto. Dicho esto, el panel es una locura!, es genial, divertido, diferente, precioso!!!…Tiene todo lo que a un peque le puede gustar: ovnis, caballeros, bichos en tarros, arañas, cohetes, escudos, bicicletas, perros…hasta un skate!. Los tonos son perfectos para combinar: crudos, azules añiles, naranjas y verdes empolvados…una maravilla. Para terminar de crear la colcha, añadí dos telas más de la colección en crudo y azul con los mismos dibujos que el panel pero en pequeño, y tres telas más a mi gusto, en este caso elegí un verde, un naranja y un crudo con un dibujo pequeño en un azul casi gris.

El montaje lo ejecuté de forma sencilla (a falta de tiempo, bueno es reducir complejidad), tiras del panel divididas por cuadrados y una tira alrededor enmarcando. El bies lo monté con los restos de las telas y el acolchado a mano lo hice con hilo del 12 (de bordar) que queda más gordito y para niños me gusta más. La trasera fue una apuesta muy personal y atrevida: tela vaquera!!!.

El resultado final es excepcional, una colcha diferente, alegre, y sobre todo atemporal (Guille la podrá usar hasta que casi sea un adolescente).

DSC_1115

 

Sin más preámbulos, os dejo el reportaje fotográfico que le hice antes de entregarla y aprovechando un maravilloso día soleado a pie de playa en el pueblo de Ares, un marco incomparable para destacar aún más si cabe lo bonito de este trabajo.

DSC_1103 DSC_1111 DSC_1115 DSC_1103 DSC_1113

Espero que os haya gustado el post de hoy, sin duda pasará a ser uno de más favoritos y espero que de los vuestros también. Estoy deseando que me dejéis vuestros comentarios sobre este o cualquier otro post y con gusto os contestaré a cualquier duda o petición.

Muy buen fin de semana por adelantado Y muchísimas gracias por tener un ratito para mí!

Hasta pronto!!!

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: